Follow by Email

Thursday, March 31, 2011

la oficina y el apartamento

apenas me ha dado tiempo a ver la ciudad y tomar contacto con el cliente y con el trabajo que quieren que hagamos. para empezar, nos ponen en una sala donde hay todo tipo de frikadas y freaks por metro cuadrado

hay un tipo que parece un arganboy (o como se escriba) de la cantidad de inventos que colgados en la mochila, para entrar a la sala de trabajo tenemos que pasar la huella dactilar... bueno, realmente nosotros como no estamos aún dados de alta, tenemos que llamar con los nudillos, que al fin y al cabo también es un sistema "dactilar". Y lo que más me ha sorprendido, uno de la sala tiene un teclado adaptado para poner los pies encima de la mesa y el teclado en los muslos ¡lo que no tengan aquí!

el apartamento está genial, tanto por la distribución, la decoración y lo mejor... está a medio minuto del trabajo!! no me extraña que todos los compis se queden aquí. para los que os gustan los detalles, tiene unos 90m2, una habitación grande, un baño y una estancia principal de cocina americana y salón. lo más curioso: el in-sink-erator (algo así como desagüe-triturador o trituragüe), básicamente es que todo lo orgánico lo tiras por el desagüe de la cocina y lo tritura. eso sí, no tengo ni idea de dónde irá a parar

un último detalle: el portero cada vez que entras y sales, abandona su garita y te abre la puerta ¡igualito que en España! además en el hall hay café y té para todo el que quiera gratis... ¡american way of life!

la noticia, la decisión, la despedida y la llegada

La noticia:
Viernes 4 de Marzo tomando un pincho con Javier en la cafetería del trabajo... no hay mejor manera de asegurarse una llamada del jefe. "¿Fran puedes subir a hablar conmigo?"
La conversación comienza con rodeos, signo inequívoco de que se trata de algo serio.. "¿quieres ir a USA para dirigir el proyecto del CORE espejo?"
¡Qué situación! en medio de los preparativos para la boda, una oportunidad de las buenas... "lo tengo que consultar con la parte contratante"

La decisión
Esa misma noche, en la creperí de Tribunal, Sonia me dice que ya ha comunicado a su jefa que se casa y que no le ha puesto problemas así que podremos irnos de viaje de novios... "pues esto trae a colación algo que me ha dicho hoy JJ en el trabajo..." y así entre 48 horas de lágrimas decidimos que no puedo dejar pasar este tren. ¡Habrá que apretar los dientes y tirar p'alante!

La despedida:
tan sólo 24 días después de la noticia hay que tomar el avión a Portland. Con mucha gente no tengo tiempo ni a tomarme un café para despedirme, entre preparativos de viaje, entrega de invitaciones de boda, prueba de menú, papeleo... Sin embargo con quien más importa, la despedida es cada día, casi cada minuto que sientes que se va como la arena del reloj, porque luego ese mismo tiempo que ahora vuela, avanzará poco a poco haciendo más largo los reencuentros. Es muy difícil dejar atrás amigos, familia, seguridad, rutina... pero alejarte de la persona a la que amas es cruel.

La llegada:
pues después de preparar papeles y una historia elaborada para pasar la frontera, después de que la que organiza la aduana te mande al aduanero más malencarado, que incluso tiene un ventilador enfocado a tus ojos para molestar (seguro que lo ha visto en algún capítulo de CSI), resulta que apenas te pregunta nada y we're in!. ¡Qué mejor manera de celebrarlo que comiendo hamburguesas!

Wednesday, March 30, 2011

estreno del blog

bueno, pues ya está. este será mi blog para compartir con vosotros las cosillas que me vayan pasando por estos lugares y para que compartáis conmigo vuestras impresiones